Imprimir

Reflexiones a propósito de la muerte de Hugo Chávez

Escrito por Juan Manuel Castro/Mirada Sur.. Posted in Juan Manuel Castro

"Una amiga europea, buena persona, solidaria en muchos aspectos con los pobres, progresista incluso (a la europea, claro) me comentaba, entre ingenua e ignorante, que a pesar de que respetaba el dolor de los familiares y amigos de Chávez, creía que ahora se abría una etapa de liberación para el pueblo venezolano... Su comentario me provocó escribirle lo que a continuación les comparto:

"Es natural que en Europa no se entienda quién es Chávez. Hay una realidad muy distinta a la latinoamericana...

Recuerdo que Juan Pablo II, tan querido por los católicos (que no quisieron o no pudieron ver todas sus facetas oscuras de humano poderoso), nunca entendió a Latinoamérica, no sólo no entendió, sino rechazó y reprimió la teología de la liberación, castigó a sacerdotes y religiosas que pretendían seguir las enseñanzas de Cristo bajo la "opción preferencial por los pobres". No escuchó a Romero, el obispo mártir que finalmente fue sacrificado por los esbirros del régimen genocida salvadoreño. No entendió a los sacerdotes sandinistas, no quiso oír a Sergio Méndez Arceo, a Samuel Ruiz, a Leonardo Boff, a tantos... Pensó que el socialismo en América Latina era igual o peor que el totalitarismo soviético que a él como polaco le tocó vivir... No digo otras cosas peores (de las que ahora sabemos que él sabía, toleraba, perdonaba, ¿verdad Marcial Maciel?), sólo digo que como buen europeo, nunca entendió a América Latina. Es natural...

¿Quién fue Chávez? ¿Quién ES Chávez?

El cerco de la desinformación tendido por los medios masivos de comunicación en este mundo, paradójicamente cada vez más comunicado, nos lo presenta como un demagogo, populista, megalómano, grotesco...

Para los gringos y sus manipulados canales de televisión, Chávez era un dictadorzuelo de pacotilla, soberbio como tantos otros caudillos que detentan el poder (a costa de la ignorancia de sus pobres pueblos sometidos) en los países "subdesarrollados". La propia personificación del subdesarrollo y el atraso, casi un Idi Amin Dada...

Un hombre inculto, que no sabe de protocolos civilizados, que tiene el mal gusto de ponerse a cantar canciones "rancheras" (¡qué horror!) y se cree la reencarnación de Bolívar (¡qué esperanzas!, si Bolívar era criollo, blanquito, educado en Europa, de finos modales y de cuna honorable)....

Chávez, ese indio militar, que insultó a Bush en la asamblea de la ONU, llamándolo "El Diablo", que se atrevió a ser irrespetuoso con el Rey de España (el asesino de elefantes), Chávez el irreverente que se ha atrevido a confiscar empresas y recursos de la "gente bonita", Chávez que fue protagonista de un golpe de estado en 1992... Chávez, el irrespetuoso bocón. Chávez el admirador del "dictador" cubano (¡uuuuy qué miedo!).

A los ciudadanos europeos, (y a muchos latinoamericanos también) de cultura refinada, y buenos modales, que en general disfrutan de los beneficios de una sociedad de derechos humanos y sociales garantizados, con acceso a la salud, a la educación, a la recreación, a las artes... Que sólo han leído del hambre y la injusticia en las novelas de Víctor Hugo o escuchado las historias de terror del estalinismo y el totalitarismo soviético, o visto los documentales sobre el hambre en África o en Bangladesh, o escuchado las "hazañas" militares de los héroes que bombardean ciudades afganas, palestinas, libanesas, sirias, iraquíes, (cómo antes bombardeaban Vietnam, Indochina, Argelia, el Congo...), es decir, ciudades de países de bárbaros salvajes, cuya única oportunidad de disfrutar de los "beneficios" de la cultura occidental fue cuando fueron colonias (pero la desaprovecharon los muy tontos, luchando por su "libertad"). A esos ciudadanos europeos que votan por Berlusconi, o Merkel, o Rajoy, o Sarkozy, o por la "izquierda" europea (whatever that means), asustados con el fantasma del comunismo, cada vez más dóciles a la política de los EEUU...

A esos ciudadanos europeos, que han olvidado las razones de la revolución francesa, que convirtieron a Dantón en una estatua en el Boulevard Saint Germain (sobre la que se cagan las palomas), que glorifican a Napoleón en el Louvre y Les Invalides, que no recuerdan la revolución de 1848, para los que la Comuna de París es sólo una página de historia, que dejaron escondida en la memoria la revolución soviética y sus causas, que no recuerdan a Marx, a Engels a Lenin, a Rosa Luxemburgo a Karl Liebknecht, a Gramsci... A esos europeos adultos, casi niños, no les es factible entender la lucha de nuestros países subyugados, expoliados, saqueados, invadidos, colonizados, explotados, por gobiernos y empresas transnacionales y por corruptas oligarquías criollas, funcionales a los intereses de aquéllos...

No los culpo, esos ciudadanos europeos, educados, cultos, delicados, defensores de sus libertades, a los cuales la injusticia (una categoría abstracta) les repulsa, nunca han vivido lo que vivimos la mayoría de los habitantes de estas regiones salvajes, exóticas, atrasadas...

No saben lo que significa sentir hambre, tener que trabajar en la infancia, hacer colas para poder ingresar al sistema educativo, vivir en la angustia del rechazo, vivir en la inseguridad, acarreando agua en cubetas surtidas por pipas, "colgarse" de las líneas de alta tensión para tener acceso a la electricidad, ser mordidos por un perro callejero, o vivir en la violencia permanente, con miedo a la policía o a los delincuentes, sufrir secuestros exprés, no tener acceso al médico, a medicinas, a una alimentación saludable, a la educación profesional, a la recreación, a la vivienda digna, a un ingreso suficiente, a trabajo humanizado, transportarse en "microbús chimeco" o ser levantado por la "familia michoacana"...

En países como México, Venezuela, Guatemala, Ecuador, Bolivia, viven, al lado de los ricos más obscenos (aquellos que aparecen en la pornografía de Forbes), los pobres más pobres. Sólo que para producir un rico de Forbes, se necesita como insumo, de los cuerpos, de la sangre, de la vida, de cientos de miles, millones de pobres...

Contra eso luchaba Chávez, ese Chávez, cara de indio pobre, de cuna humilde e infancia carencial, cuya única posibilidad de salida de la miseria era ingresar a la milicia. Chávez, el cadete obediente, el soldado joven tan defensor de la Patria de Bolívar, como de la oligarquía corrupta y decadente que controla las instituciones para aprovecharse de ellas. Chávez, el militar que toma conciencia de su clase en sí y para sí. Chávez el estudioso de la historia de su pueblo, de la lucha de Bolívar. Chávez, el oficial rebelde que se subleva con otros jóvenes oficiales ante el corrompido gobierno de Carlos Andrés Pérez (algunos, sus beneficiarios, but of course, dirían "el demócrata Carlos Andrés Pérez"), y sus escándalos surgidos del fraude y la malversación de fondos del petróleo.

Contra eso luchó Chávez, en medio de los disturbios del "Caracazo", se levantó y tomó las armas (como Washington contra los ingleses, como los franceses en la Bastilla, como Bolívar, como Hidalgo, como Morelos, como Martí, como Zapata, como Sandino, como Farabundo Martí, como Fidel, como el Ché)... ¿qué no el gobierno emana esencialmente del pueblo?, ¿qué no es un derecho constitucional la capacidad de remover a los malos gobernantes en una rebelión popular? ¿De quién es el ejército, de la oligarquía o del pueblo?

Chávez, preso por sedición. Chávez liberado por movilización popular que le saca una amnistía a Rafael Caldera. Chávez que participa en las elecciones del 98 y gana con el pueblo...

Chávez que liderea junto a su pueblo, junto a los descamisados, a los sin tierra, a los sin nada, un movimiento socialista sui generis, bolivariano, venezolano, latinoamericano, no europeo, no norteamericano... Hay vida inteligente fuera del "american way of life" (yo diría incluso que la vida inteligente está fuera del AWL).

Una revolución popular sin armas, pero por supuesto sin ingenuidad...

Chávez que conoció nuestra historia, la historia de las Venas Abiertas de América Latina. Chávez que sabía que no podía conducir un proceso de la envergadura del que lideró, sin el pueblo y sin el ejército venezolano, y por supuesto sin los recursos del petróleo, el sangriento alimento del vampiro imperial...

Chávez que sabía que no podía repetir la historia de Salvador Allende.

Parece que se nos olvida la historia. Allende llega a la presidencia de Chile en 1970, después de una larga trayectoria de luchas y derrotas, médico, socialista, demócrata, educado, culto, buen hombre, civil, respetuoso de las instituciones... Instituciones que por supuesto no respetaron los que, con el apoyo de los gringos, armaron el golpe, conspiraron, se sublevaron, masacraron al pueblo chileno, y asesinaron a su presidente... ¿Cuántos cientos de miles de chilenos murieron, se exiliaron, o fueron recluidos en campos de concentración en el frío sur chileno?, gracias a los "buenos favores" del oscuro general y connotado asesino Pinochet, quien, con el apoyo de los gringos, las transnacionales, y el neoliberalismo, se mantuvo en el poder cerca de 20 años...

Chávez supo que no podía pasar lo mismo en Venezuela. Por eso actuó así, ligado a su pueblo, carismático, líder, firme, solidario... Por eso fue líder en América Latina, haciendo que Venezuela ocupara un sitio que el neoliberalismo le arrebató a otros países (cualquier referencia al extinto México, es mera coincidencia), por eso su apoyo a Cuba, a Nicaragua, a Bolivia, a la creación del ALBA...

Claro, en Miami (la capital de Gusanolandia), se festeja la muerte de Chávez... pero eso no es nada, comparado con la legítima tristeza de los venezolanos pobres (más del 65 % de la población de ese país sudamericano)... no es nada comparado con el dolor verdadero que sentimos los latinoamericanos y otros ciudadanos del mundo, solidarios...

No dudo ni por un momento que los gringos hayan intentado asesinarlo en repetidas ocasiones. ¿Cuántas veces lo han hecho con líderes incómodos? Los soberbios gringos son capaces de llevar al cine sus asesinatos, como si de gestas heroicas se tratara, sabemos bien de sus métodos y recursos. Por eso la sospecha de Maduro, de que la enfermedad de Chávez fue inducida por los gringos, no es nada infundada...

Pero el legado de Chávez es más grande que su vida material. Como el legado de Allende, como el legado del Ché, como el legado de los hombres libres...

Hoy Chávez hace nuevamente ciertas las palabras de Bertold Brecht:

«Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay otros que luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero hay los que luchan toda la vida...esos son los imprescindibles».

Chávez era pueblo, era Latinoamérica unida, era un ser humano, con defectos y virtudes, era tú, era yo, era usted, era nosotros...

¡todos somos Chávez!

0000